Problema resuelto: al fútbol

Como gracias a «lo de ayer» la situación está resuelta, me voy al fútbol. España se va al fútbol cada vez que se resuelve una situación límite. Y con éxito indiscutible.

En 2008, cuando el presidente anterior llamaba «desaceleración» al abismo en el que nos hundimos un poquito más cada día, nos fuimos al fútbol y la selección española ganó la Eurocopa; en 2010, poco después de que el Gobierno nos salvara de la intervención con la bajada de los sueldos de los empleados públicos y un recorte en gasto social que entonces nos pareció que jamás se superaría, nos fuimos al fútbol y la selección ganó el Mundial; en 2012, el Gobierno —esta vez con otro presidente, pero igual de redentor— vuelve a salvarnos de la intervención y, con la lógica habitual, nos vamos al fútbol. A pesar del empate con Italia, se da de nuevo la condición básica que garantiza el triunfo: un Gobierno mesiánico.

Somos un país afortunado. Nuestros gobernantes siempre están al quite para meter el capote y aliviarnos de las inciertas embestidas de las sucesivas crisis; bueno, y eso sin contar el capote de la virgen del Rocío, que también está muy atenta la reina de las marismas. También tenemos el mejor sistema financiero del mundo y alcadesas prodigiosas. Nuestras instituciones funcionan y no hace falta reformarlas porque nuestros partidos políticos se encargan de que estén verdaderamente al servicio de los ciudadanos. Para qué seguir. La enumeración de los méritos de la clase dirigente española sería demasiado prolija y está en la mente de todos.

Yo soy español, español, español, español. Dejémonos de desconfianzas y vámonos al fútbol, que la cosa, bien claro está, se queda en buenas manos. Yo me quiero ir a Polonia con mi chica. Y que se vengan el rey y la reina, el príncipe y la princesa, Rajoy y señora, Dívar y su escolta.

El Roto. El País, 12 de junio de 2012.

El Roto. El País, 12 de junio de 2012.